Causas de los hundimientos de suelo

Causas del hundimiento de suelos

Los hundimientos de suelo son un problema habitual en muchos edificios antiguos. Los riesgos de este tipo de deterioro en la vivienda son altos, ya que pueden poner en peligro la estructura del edificio y la integridad de sus habitantes. De hecho, cuando compras una casa, una de las prioridades es comprobar si los suelos se abomban o hunden, siendo una de las actuaciones más urgentes a realizar caso de rehabilitación. 

¿Por qué se hunden los suelos de las casas? 

Las causas del hundimiento del suelo de una casa son de diversa índole, aunque destacamos dos: los fallos en la estructura y las humedades. En ocasiones, ambas están relacionadas. 

En el primer caso, los daños estructurales pueden estar ocasionados por varias razones: 

  • Un mal dimensionamiento de los cimientos donde se ha asentado la construcción. 
  • El uso de materiales de mala calidad durante el desarrollo del proyecto.
  • Por cambios en la obra original proyectados o ejecutados incorrectamente (incremento de alturas del edificio, excavación de nuevos sótanos, sobrecarga de los cimientos por por cambios de uso, etc.). 

La segunda causa común del hundimiento de suelos en las casas antiguas es la humedad. Las humedades en el suelo pueden producirse por filtración, capilaridad y condensación. Aunque las humedades por condensación en rara ocasión suponen un riesgo para los hundimientos del suelo, las humedades por filtración y capilaridad si pueden ser peligrosas en este sentido.

Humedades por filtración

El origen de las humedades por filtración puede ser una fuga de agua, que las juntas de obra estén mal insertadas, que existan fisuras en el fraguado o una mala compactación del cemento. 

Las humedades por capilaridad se relacionan con la mala evacuación de líquidos pluviales o de otro tipo que provoca la saturación del suelo y la disminución de su capacidad de absorción.

Humedades por capilaridad

Las humedades por capilaridad son, sin duda, las más peligrosas para los hundimientos de suelo en las casas antiguas. El motivo es que, con el paso del tiempo, los cimientos superficiales de las viviendas resultan ineficaces para soportar el colapso del suelo y los materiales de construcción «absorben» el exceso de agua, haciéndola ascender e impregnando a su paso suelos, paredes y muros. 

En los casos más graves las humedades por capilaridad afectan a la estructura del edificio. Esto supone un gran peligro y es una de las causas habituales de hundimientos de suelo en casas antiguas.

Claves para detectar hundimientos del suelo en nuestra casa 

Para prevenir los hundimientos de suelo es fundamental prestar atención a algunas señales de alarma. Por ejemplo, si observas en el suelo la aparición de charcos de agua, moho o manchas blanquecinas salinas, quiere decir que tienes un problema de humedad que debes solventar cuanto antes. De hecho, controlar las humedades del suelo y ponerles solución es una de las claves para evitar los hundimientos de suelo.

Otro síntoma de la presencia de humedades y de un posible riesgo de hundimiento es que el suelo esté parcial o totalmente inclinado. Para comprobar el grado de inclinación puedes coger un objeto esférico (como una canica) y dejarlo en el suelo. Si la pieza sigue la dirección de las vigas, significa que éstas se han flechado (o doblado). Si notas que la inclinación es cada vez mayor, estamos ante una evidencia de hundimiento. 

La presencia de grietas en las baldosas también puede ponerte alarma sobre un problema de humedad en nuestra casa.

¿Puedo prevenir los hundimientos de suelo? 

Los hundimientos de suelo no suelen producirse de manera inmediata. Por eso, si vas a comprar una casa antigua y debes rehabilitarla, es importante que estudies bien si hay humedades en el suelo, abombamientos o grietas en las baldosas y en el pavimento para contratar con los servicios de profesionales cualificados.

Si el suelo de la vivienda ya ha empezado a hundirse y tiene un abombamiento evidente, es necesario reforzar la estructura del edificio. Los diferentes tipos de refuerzo estructural eliminan los problemas de hundimiento. 

Si tras la acción el suelo todavía sigue abombado, será necesario levantar el pavimento para nivelarlo. En este caso, el arquitecto debe tener en cuenta que la estructura pueda soportar el «peso» extra. Por supuesto, esta opción solo es viable en estructuras y forjados previamente reforzados porque, de no ser así, se conseguirá el efecto contrario a lo deseado: un mayor riesgo de hundimientos de suelo. 
Si tienes problemas de humedades en el suelo, contáctanos. El correcto tratamiento de las humedades y su prevención pueden ser clave para mantener la estructura de la vivienda en buenas condiciones y para prevenir hundimientos de suelo en casas antiguas o que necesitan una reforma.

La puntuación de los usuarios es
[Total: 0 Media: 0]