Cómo solucionar los problemas de humedades por capilaridad

Soluciones humedades por capilaridad

Las humedades son un problema realmente común en la mayoría de edificios, especialmente aquellos ubicados en zonas con lluvias muy frecuentes y cuantiosas. Del mismo modo, también son un agravante en edificios muy viejos o con estructuras poco preparadas para la acción del agua.

Entre las humedades más peligrosas y difíciles de detectar se encuentran las humedades por capilaridad. Estas se forman a través de un proceso de filtración del agua a través del subsuelo, de forma que esta asciende a través de los materiales de los edificios.

Las humedades por capilaridad son fruto directo del agua que se acumula en la tierra que sirve de base para el edificio, y se produce siempre que hay un exceso de la misma. Esta agua tiende a evaporarse, de forma que los materiales la pueden absorber con mucha más facilidad.

Esta agua acumulada, con suerte se quedará en los cimientos, lo cual de por sí ya es un peligro estructural, pero corre el riesgo de ascender por las paredes del edificio, haciendo peligrar seriamente su integridad.

¿Cómo se manifiestan las humedades por capilaridad?

Estas humedades se pueden ver comúnmente a través de manchas oscuras tanto en las paredes como en los muros de los edificios. Al principio se manifiestan en mayor medida en las bases de las paredes, también con líneas de humedades y con rodapiés dañados.

El ambiente que se provoca en un edificio con humedades por capilaridad es realmente húmedo, lo cual hace que la pintura de las paredes termine por abombarse irremediablemente, especialmente en los sótanos y en las primeras plantas, que es a donde primero llegará el agua.

Al contrario de lo que uno se pueda imaginar, el tratamiento de humedades por capilaridad es algo muy común, tanto en edificios nuevos como antiguos, ya que depende de la humedad del suelo sobre el que este se haya construido.

¿Qué causa este tipo de humedades?

En primer lugar, un diagnóstico habitual relacionado con las humedades por capilaridad es el contacto directo de los materiales de construcción con la tierra húmeda. Especialmente en época de muchas lluvias, estos materiales absorben el agua que la tierra no es capaz de absorber.

También ayuda a la causa de estas humedades la presencia de aguas subterráneas. Estas aguas han de ser estudiadas antes por los ingenieros para evitar construir en un sitio que, a la larga, pueda ser peligroso para la integridad estructural del edificio.

Otra causa menos evidente pero también posible, es la existencia de fallos en la aislación y revestimiento de la vivienda. Con el paso del tiempo comienzan a aparecer manchas en las paredes del edificio debido al salitre y a las sales minerales que, cuando se evaporen, dejarán manchas de sal.

Humedades por capilaridad: qué efectos producen

El primer efecto y más inmediato que producen las humedades por capilaridad es el desconchón en la pared. Este es un daño superficial en la pintura en forma de grieta, pero que con el paso del tiempo puede calar y causar graves daños estructurales.

Las humedades causan a su vez importantes perjuicios a nuestra salud, como alergias y graves problemas respiratorios, que a la larga pueden hacer imposible que habitemos allí. En general, el olor a humedad es un problema muy molesto, ya que incomoda a los inquilinos y también deja dolores en la ropa.

A su vez, los muebles -especialmente los de madera-, se deteriorarán rápidamente y no solo cogerán malos olores, sino que el agua afectará a su estructura, pudiendo llegar a romperse con el paso del tiempo.

Como hemos visto, la humedad tiene consecuencias fatales para el hogar y para los que en él habitan. Lo importante ahora es aprender a combatirla eficazmente, así que trataremos de explicar cuál es el mejor sistema para quitar humedades por capilaridad.

¿Cómo hacer la reparación de humedad por capilaridad?

Las humedades se producen tanto en edificios modernos como antiguos que no han recibido un correcto tratamiento de humedades por capilaridad. Los edificios modernos sí que son más propensos a haber recibido este tratamiento durante su construcción, pero evidentemente no son todos.

La mayoría de edificios que se ven afectados por este problema, suelen aplicar soluciones ineficaces de carácter estético, tales como aplicar una pintura anti humedad o impermeabilizar las paredes.

Soluciones para humedades por capilaridad como esta serán en el futuro totalmente inútiles, ya que no arreglarán el problema de raíz, y la estructura interna del edificio seguirá viéndose seriamente afectada.

Este tipo de tratamientos no frenan la ascensión del agua. En este caso la mejor solución para tratar las humedades, si no ha habido una prevención anterior a la construcción, es aplicar una membrana anti humedad a todo el edificio, incluidos sus muros y estructuras internas. De este modo, podremos garantizar que nuestro edificio está seguro y libre de humedades estructurales; evitando así problemas futuros.

Para llevar a cabo las reparaciones de humedades por capilaridad la mejor opción siempre será contar con profesionales en el sector. En Lemara contamos con los mejores profesionales para solucionar tus problemas de humedades. Contáctanos y recibe los mejores servicios y resultados.

La puntuación de los usuarios es
[Total: 1 Media: 5]