Sellado de juntas

sellado de juntas

Dentro de una construcción podemos encontrar estos diferentes tipos de juntas:

Juntas de corte:

son aquellas que se crean en el hormigón, para evitar y controlar la fisuración producida por la retracción del mismo durante el proceso de fraguado.

Juntas de trabajo o juntas frías:

la unión entre un hormigón viejo y otro nuevo.

Juntas de entrega:

las que se presentan entre diferentes materiales o bien entre diferentes elementos del mismo material.

Juntas de dilatación:

tienen por objeto absorber los movimientos de dilatación o contracción debidos a las variaciones de temperatura.

Como es lógico, las juntas crean una discontinuidad por la que puede penetrar el agua o bien perderse, en el caso de los depósitos. Por este motivo es fundamental el correcto tratamiento de las mismas, ya que la impermeabilización nunca será efectiva si no se da una buena solución a éstas.

Dentro de los diferentes productos de sellado de juntas disponibles en el mercado, debemos conocer la naturaleza y comportamiento de las mismas para poder aplicar la solución óptima y adecuada a cada caso.

sellado de juntas

Como norma general, se aplicarán masillas en aquellas juntas que presenten movimientos moderados y láminas flexibles cuando estos movimientos sean importantes o bien diferenciales.

También hay que tener en cuenta la resistencia química del producto a utilizar a la hora de sellar una junta, cuando el fluido a contener tenga un carácter agresivo o bien vaya a trabajar a altas temperaturas.

PROCEDIMIENTO DE EJECUCIÓN DEL SELLADO DE JUNTAS CON MASILLAS

1.Preparación del soporte: Las superficies de trabajo se tratarán de forma que en el momento de la aplicación de los diferentes materiales, éstas se encuentren en las condiciones necesarias para facilitar la adherencia de los mismos. Se eliminarán de la superficie de trabajo lechada de cemento superficial, restos de grasas y aceites, partes de hormigón mal adheridas y restos de otras aplicaciones mediante el empleo preferentemente de medios mecánicos. En caso necesario, se repararán los cantos de juntas. El soporte tendrá una resistencia a tracción mínima de 1 N/mm² y presentará una porosidad y rugosidad superficial suficiente para facilitar la adherencia de los productos. La temperatura del soporte se hallará por encima de los +8ºC
2.Imprimación: En las circunstancias donde se requiera imprimación, observar los siguientes requerimientos:
a. Aplicar la imprimación con brocha de forma uniforme evitando imprimar el fondo de juntas. Los soportes porosos requieren consumos mayores.
b. Se respetarán los tiempos de espera mínimos y máximos de la imprimación para la aplicación del sellante.
c. Imprimar y sellar en el mismo día de trabajo

sellado de juntas
sellado de juntas

3. Fondo de junta: Se instalará un cordón de sección circular de polietileno expandido de célula cerrada, previo al sellado de la junta, a una profundidad que asegure que el espesor de masilla aplicada es aproximadamente la mitad del ancho. El cordón se elegirá con un su diámetro aproximadamente un 25% mayor que el ancho de junta de modo que quede sujeto por compresión. Se colocará sin estirar, evitando su deterioro. En el caso de juntas de reducida profundidad, se aplicará una cinta con propiedades antiadherentes (p.ej. polietileno) como fondo de junta para evitar la adhesión a tres caras.

4. Aplicación de masillas: Excepto en el caso de masillas fluidas para la aplicación en pavimentos cuya aplicación se realizará generalmente por vertido, las demás se aplicarán con pistola bien directamente o bien tras un mezclado de sus dos componentes. Empleando masilla fresca y equipo en buen estado de funcionamiento se rellenará completamente la junta desde el fondo hasta la superficie evitando atrapar aire. Alisar la masilla fresca empleando una herramienta adecuada para darle una forma superficial cóncava