Recalce de cimentaciones

recalce cimentaciones

Hablamos de recalce de cimentación cuando transferimos la carga de los cimientos originales de una edificación a otros de mayor superficie, o bien a un nivel inferior de la cota inicial de apoyo.

Los motivos que hacen necesario un recalce son muy variados, aunque por lo general se consideran siempre los siguientes:

  • Un mal diseño de proyecto
  • Una mala ejecución
  • Variaciones en el entorno de la estructura (por ejemplo asientos del terreno)
  • Un aumento de las cargas de diseño iniciales

Para ejecutar un recalce de cimentación debemos tener en cuenta las diferentes formas de actuación posibles:

  • Aumentar la dimensión de los cimientos
  • Aumentar la profundidad del plano de apoyo
  • Mejorar la capacidad portante del terreno

Estas actuaciones son muy delicadas y con un alto riesgo, por lo tanto siempre deberán estar justificadas y se deberá elaborar un informe de diagnóstico previo que justifique la solución adoptada.

En LEMARA RESTAURACIONES nos hemos especializado en las intervenciones superficiales para el recalce de cimentaciones, es decir, actuando en un nivel próximo al de los cimientos existentes o bien mejorando el terreno.

En función de la cimentación existente o bien de las características de terreno, podemos establecer, a modo general, tres tipos fundamentales de soluciones:

  • Refuerzo
  • Sustitución
  • Ampliación
recalce cimentaciones

Refuerzo

En algunos casos la sección de la cimentación es correcta por cálculo, pero es deficiente por el mal estado de la misma, bien por deterioro bien por una mala ejecución en el momento de la construcción. Para ejecutar un recalce de cimentación mediante este sistema, lo más habitual es la inyección de lechada de cemento y la inclusión de armaduras de acero en algunos casos. También se puede inyectar lechada de mortero de cal en muros antiguos de adobe, o bien consolidar el terreno bajo la zapata mediante resinas de poliuretano.

Ampliación

En otras ocasiones la cimentación está en perfecto estado, pero el área de apoyo no es correcta, de modo que se requiere un aumento de esta superficie para disminuir la tensión en el terreno. Se pueden ampliar los cimientos, bien por los laterales o bien por debajo. Si se realiza una buena mejora del terreno podemos llegar a evitar la ampliación en caso de llegar a mejorar la capacidad portante del suelo hasta el grado necesario. Para ello podemos actuar mediante las inyecciones, tal y como se explicaba en el procedimiento anterior.

recalce cimentaciones
recalce cimentaciones

Sustitución

Cuando el grado de deterioro de la cimentación es muy elevado, no queda otro remedio que la sustitución de la misma, ya que ésta ha perdido su capacidad portante y por tanto su función estructural. En este caso, es posible sustituir por completo el elemento de la cimentación, o bien ejecutar “puentes”, lo que consiste en situar los nuevos elementos a los laterales del elemento dañado, o rodearlo con la nueva cimentación.

Este modo de recalce de cimentación es muy delicado, por lo que se debe analizar previamente la estructura y seguir los siguientes pasos:

  • Refuerzo y apoyo provisional de la estructura
  • Transferencia de cargas de la cimentación original al apoyo provisional
  • Ejecución de la nueva cimentación
  • Retirada del apoyo provisional y transferencia de cargas a la nueva cimentación