Cómo sacar las manchas amarillas de humedad del techo y acabar con ellas

La mayoría de las personas queremos que nuestro hogar tenga buen aspecto y que las estancias estén limpias, libres de humedades y olores desagradables. Sin embargo, y aunque destinamos nuestros esfuerzos a mantenerlas en buen estado, la aparición de manchas en paredes y techos es, muchas veces, inevitable. 

Te puede interesar→ ¿Cuáles son las causas de la humedad en el techo y cómo prevenirla?

Las manchas amarillas son bastante habituales y son un problema desde el punto de vista estético, pero también funcional. Aparecen en las esquinas donde la pared y el techo se unen, y no siempre son perceptibles. Por eso, cuando las vemos, puede ser demasiado tarde. 


Algunas veces, las manchas amarillentas en la parte alta de paredes y techos pueden relacionarse con el consumo de tabaco o con el humo de la cocina y, en ese caso, con limpiar, higienizar y pintar será suficiente.

Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones, las manchas amarillas son fruto de la humedad, y es necesario realizar intervenciones para eliminar el problema de raíz. 

Por eso, antes de explicar cómo sacar manchas amarillas de humedad del techo, es muy importante que sepas cuál es su origen.

Manchas amarilla en el techo: causas más habituales 

Las causas más habituales de la aparición de manchas amarillas en techos y paredes son: 

Humedades por condensación 

Las humedades por condensación se producen por la acumulación excesiva de vapor de agua en el interior de la vivienda, siendo más habituales en baños y cocinas.  Cuando estas son continuas, pueden manifestarse como manchas amarillentas y con los bordes marrones.

Este tipo de humedades pueden relacionarse: 

  • Con un mal aislamiento  del techo o de la pared que produce un puente térmico entre paredes interiores y exteriores.
  • Con una falta/exceso de ventilación en una estancia que agrava las humedades y hace más complicada su reparación. 

Defectos en la impermeabilización 

Esta es otra de las causas  de aparición de manchas amarillas de humedad en el techo. Cuando la impermeabilización de una casa es insuficiente o defectuosa, si no se utilizaron materiales de calidad en la construcción o si el proyecto de ejecución no se realizó correctamente, el agua puede acabar filtrándose, provocando humedades que, a su vez, generan manchas amarillas.

Esta situación es más habitual en casas antiguas con tejados o terrazas en las que se unen varios factores: si una vivienda tiene mala impermeabilización y además tienen baja resistencia al vapor o al agua de los materiales, el riesgo de aparición de manchas amarillas será más elevado. 

Te puede interesarTrucos para eliminar las humedades en una casa antigua

Fisuras, grietas y goteras

La aparición de manchas de humedad puede relacionarse con pequeñas fisuras que, aunque mínimas, permiten que el agua se filtre y vaya corroyendo, poco a poco, los materiales del techo. 

El problema de estas fisuras es que son difíciles de detectar y prevenir. Por eso, cuando percibimos la mancha amarilla, suele ser demasiado tarde y es necesario actuar con cierta celeridad ya que, de no hacerlo, las fisuras acabarán convirtiéndose en grietas que generarán filtraciones severas o goteras. 

Te puede interesarDetectar humedades por filtración en la fachada

Tuberías rotas

Cuando una tubería se rompe o se agrieta, puede provocar humedades que afectan, tanto a la vivienda donde se localizan, como a los pisos o casas colindantes o situadas en plantas inferiores. 

Esta situación es bastante habitual en baños por fugas en inodoros y, sobre todo, en duchas y bañeras, y está muy relacionada con la aparición de manchas amarillas en techos.

Lo primordial, en este caso, es detectar la tubería rota para reparar y, después, solucionar el problema de humedad para eliminar las manchas amarillas del techo.  

Cómo sacar manchas amarillas de humedad del techo

Eliminar las manchas amarillas en el techo del baño o de la cocina es complicado. La intervención y el resultado dependerá del tipo de humedad y de su origen, así como del material y los posibles daños en este.

El primer paso es saber si las manchas se deben a una humedad por filtración o por condensación. 

Las filtraciones suelen provocar manchas de humedad más marcadas y oscuras, mientras que las manchas de condensación son menos graves (al menos al principio) y van acompañadas de otros síntomas como vaho en los cristales o gotas de agua en los marcos de ventanas y puertas

Para eliminar las humedades por condensación es fundamental revisar tanto la ventilación como el aislamiento de la habitación o del inmueble. Ten en cuenta que muchas edificaciones realizadas en los años setenta tienen un aislamiento excesivo que evita que el vapor de agua salga al exterior con normalidad.

Lo primero que debes hacer es sanear la zona y airear hasta que esté seca. Si la humedad es superficial, con pintar y sellar juntas puede ser suficiente. Sin embargo, si la humedad viene del interior del muro, habrá que incorporar un aislamiento (a través de inyecciones o filtraciones) para eliminar las humedades y las manchas amarillas para siempre. 

Cuando las manchas amarillas en techos y paredes se deben a filtraciones, debes localizar el origen (rotura de una tubería, filtraciones de un vecino, filtraciones por la lluvia, etc.) y, después, valorar los daños provocados. Piensa que el agua puede degradar lentamente los materiales de construcción (ladrillos, hormigón, morteros…), e incluso la armadura de forjados, vigas y pilares, que pueden oxidarse.

De ser así, es fundamental que contactes con una empresa experta en humedades e impermeabilizaciones para realizar las actuaciones de impermeabilización y refuerzo oportunas.
En Lemara somos expertos en la detección, tratamiento y reparación de humedades. Buscamos soluciones a medida para cada cliente con el objetivo de eliminar las humedades de forma definitiva. Contacta con nosotros.