Cómo tratar las humedades meteóricas

Las humedades son un problema habitual en muchas viviendas. De forma genérica, se clasifican en tres grupos: humedades por capilaridad (que absorben el agua del terreno donde se hallan y pueden ser permanentes), humedades por condensación (que derivan en la acumulación de moho, hongos y bacterias en su superficie) y humedades por filtración (que son más comunes en sótanos, garajes y, en definitiva, en lugares en donde el agua entra de forma directa).

Dentro de este último, se encontrarían las llamadas humedades meteóricas, que se producen por la filtración del agua de precipitaciones como la lluvia o la nieve. 

¿Dónde aparecen las humedades meteóricas y por qué?

Las humedades meteóricas aparecen normalmente cubiertas, terrazas o fachadas, aunque también en sótanos.

Pueden relacionarse con una impermeabilización deficiente, con roturas en las láminas impermeables, con desplazamientos en tejas, con grietas en las paredes o en los muros de contención, o con una mala ejecución de las juntas de dilatación.

Este tipo de humedades también son comunes en viviendas situadas a un nivel es más bajo que el de la calle. En ese caso, las filtraciones se producen a través de pequeños poros o grietas por las que se filtra el agua de los charcos.

¿Cómo se identifican este tipo de humedades? 

Identificar las humedades meteóricas es sencillo. Su primera manifestación son las manchas de humedad. Si el problema no se soluciona, pueden aparecer goteras y otro tipo de desperfectos por el efecto del agua atravesando la pared como revoques, oxidación de materiales metálicos y desconches.

En los casos más graves, las humedades meteóricas pueden llegar a generar pequeñas corrientes de agua. Cuando se producen en los sótanos, es posible que toda la superficie del suelo quede cubierta, afectando negativamente a revestimientos y paredes.

La principal peculiaridad de las humedades meteóricas es que están vinculadas a los días de lluvia. Por eso, si detectas que la aparición de manchas en la pared o su empeoramiento se produce debido a las inclemencias del tiempo, debes plantearte poner solución al problema cuanto antes.

Tratamiento de las humedades meteóricas: goteras, filtraciones en fachadas y filtraciones laterales en garajes

Ahora que ya tienes claro, qué son las humedades meteóricas y cómo identificarlas, vamos a explicarte cuál es su tratamiento. Dependiendo del tipo de anomalía que presenten tus paredes.

Cómo reparar las goteras

Las cubiertas son una de las partes más delicadas de los edificios, ya que requieren una perfecta ejecución y colocación de los materiales de construcción y de las soluciones impermeabilizantes y aislantes. 

La aparición de goteras por filtraciones de lluvia implica revisar el estado del tejado. Muchas veces, es necesario realizar una nueva impermeabilización con tela asfáltica de betún elastómero capaz de soportar los cambios de temperatura. Para ello, tendrás que contratar los servicios de empresas profesionales como Lemara.

Para comprobar el estado de la tela asfáltica antigua o de la que acabamos de colocar, es necesario llenar el tejado de agua durante unos días tapando las bajantes pluviales del desagüe para ver si hay filtraciones. 

Si hay tejas, conviene revisar su estado y, si las láminas asfálticas se solapan, se puede usar alquitrán líquido o betún elastómero líquido para reforzar esquinas o encuentro de paramentos.

Cómo reparar las filtraciones en la fachada

Respecto a las filtraciones en fachada, suelen ser resultado de problemas de los canalones que recogen el agua de lluvia o de los goterones que separan el agua de escorrentía de las fachadas. Si estos están rotos, conviene repararlos o sustituirlos.

Para evitar este tipo de filtraciones, es importante que los acabados de las fachadas sean hidrófugos, es decir, que repelan el agua. El uso de morteros monocapa raspados en el acabado de fachadas es otra solución para las humedades meteóricas.

Cómo reparar las filtraciones en garajes y sótanos

Por último, las filtraciones laterales en garajes y sótanos se producen porque el agua se acumula en la tierra que rodea los muros de hormigón de los cimientos, y como es un material poroso, acaba absorbiéndola.

Eliminar este tipo de filtraciones no es sencillo, ya que puede ser necesario aplicar un tratamiento anti humedad con aditivos como el látex que repelan el agua. 

La solución requiere el asesoramiento de profesionales para valorar el tipo de tierra y el estado de los cimientos.

Consejos para prevenir las humedades meteóricas

Aunque las humedades en sí son problemas muy corrientes, existen algunas técnicas que podemos poner en práctica para evitarlas. Te las contamos:

Impermeabilización

Una correcta impermeabilización de cubiertas, terrazas, fachadas, muros y paredes evita las filtraciones de agua y la aparición de las humedades meteóricas. ¿Buscas una empresa de impermeabilizaciones en Valencia? Lemara es tu solución a medida.

Adecuación de tejados

Cada tejado necesita un mantenimiento diferente en función de si es plano o inclinado. En el primer caso, las filtraciones por lluvia pueden deberse a roturas en las membranas impermeables. En cambio, en el segundo, a la rotura o a un mal ajuste de las tejas. En ambas situaciones, conviene buscar asesoramiento profesional.

Mantenimiento de fachadas

Esto es especialmente importante en los edificios con mayor antigüedad. En muchos casos, se recomienda restaurar totalmente la fachada para evitar daños graves e incluso desprendimientos.

Si tienes un problema de filtraciones por el agua de la lluvia y quieres evitar la aparición de humedades meteóricas, contacta con nosotros.
En Lemara contamos con una larga experiencia en la impermeabilización de todo tipo de superficies. Si buscas una empresa especializada en este tipo de servicios la acabas de encontrar. Infórmate en nuestra web de todos los servicios que podemos ofrecerte y pide tu presupuesto sin compromiso.