Desventajas del corcho proyectado en impermeabilizaciones

desventajas del corcho proyectado

Los materiales impermeabilizantes son aquellos que impiden que el agua pase a través de ellos, actuando como protectores sobre la superficie en la que se han aplicado. 

El uso de estos materiales es fundamental para evitar el deterioro de los elementos constructivos, para aislar térmica y acústicamente y para eliminar la humedad, las filtraciones o las goteras en viviendas, edificios o locales.

En el mercado existen diferentes materiales para la impermeabilización de superficies. Entre ellos: 

  • Acrílicos (resinas sintéticas y fibras de vidrio, que se aplican de manera similar a la pintura).
  • Asfálticos (muy resistentes y que incluyen agua emulsionada, poliéster y fibras de vidrio).
  • Cementosos (recomendados para evitar la aparición de salitre).
  • Elásticos (elaborados con polímeros acrílicos y que resisten bien la contracción y dilatación de materiales).
  • Membranas líquidas y poliuretano.

Cada uno de ellos aporta unas características específicas, de ahí la importancia de contar con expertos en impermeabilizaciones como Lemara para determinar cuál es el mejor material en cada caso y en cada una de las fases del sistema de impermeabilización (capas de soporte, capa/s de imprimación, uso fibras resistentes, capa de protección y capa de terminado). 

¿Qué es el corcho proyectado? 

Muchas personas se preguntan sobre las posibilidades de utilizar corcho proyectado para impermeabilizar fachadas, tejados, techos o suelos.

El corcho proyectado se aplica a diferentes superficies utilizando medios mecánicos como pistolas aerográficas o compresores de aire. 

Este proyectado de corcho puede usarse como revestimiento de acabado, principalmente en la envolvente de los edificios. De ahí su uso en la rehabilitación de fachadas o en construcciones modulares de obra nueva.

¿Podemos usar corcho proyectado para impermeabilizar fachadas o cubiertas? 

El corcho proyectado es un material ecológico (está fabricado con base en tejido vegetal), transpirable, antideslizante, transitable y elástico.  Su principal uso es como aislante, pero algunos también lo utilizan para evitar las filtraciones de agua, tanto en fachadas como en interiores.

El material ofrece una gran variedad de colores y texturas, lo que tiene muchas posibilidades estéticas. 

Sin embargo, a pesar de sus características a priori ventajosas, desde un punto de vista funcional el corcho proyectado presenta algunos problemas como impermeabilizante: 

  • Tiene un coste más elevado que otros materiales 

La primera desventaja de utilizar corcho proyectado como impermeabilizante es su precio en comparación con otros materiales. Por supuesto, conviene hacer un cálculo relacionado con el ahorro en energía o en otros materiales aislantes para saber si la inversión merece la pena. El problema es que, tal y como explicamos a continuación, el rendimiento de este material no siempre es óptimo. 

  • Debe ser siempre de alta calidad 

Otra de las desventajas del corcho proyectado está relacionada con su calidad. Si el material no ha sido tratado y aplicado correctamente, puede verse seriamente afectado (y perder su capacidad de repeler el agua) ante los derrames de líquido, dando origen a filtraciones y humedades, tanto en fachadas como en suelos. 

Te puede interesar→ Consejos para evitar filtraciones de agua en tu vivienda

  • Su peso puede convertirse en un problema

La capacidad de aislamiento del corcho proyectado es parecida a la de otros materiales como la lana de vidrio, que pesa menos. De hecho, uno de los problemas del proyectado de corcho es que, dependiendo de su calidad, es más o menos ligero. Si para conseguir un buen aislamiento, tanto térmico como acústico, se aplica una media de 3 kg de este material por metro cuadrado, su peso puede incrementarse y ser un problema a la hora de trabajar el material.

  • Requiere mantenimiento

La capa protectora que cubre el corcho proyectado se absorbe con el tiempo. Además, al ser un producto natural, tiene menos vida útil que otros impermeabilizantes, lo que obliga a sustituirlo periódicamente. 

Por otra parte, cuando aplicamos corcho proyectado, la superficie debe estar en perfectas condiciones y completamente lisa. Esto quiere decir que, previamente, es necesario repararla y lijarla para tapar grietas e imperfecciones. 

  • No se recomienda en zonas expuestas a la luz

Esta es una de las desventajas de utilizar corcho proyectado más destacables. En lugares en los que se recibe luz directa, el corcho puede resecarse y perder parte de sus propiedades, incluidas aquellas que lo hacen impermeable. 

Nuestro consejo como expertos  

Las desventajas del corcho proyectado son muchas, y desde Lemara ofrecemos a nuestros clientes otras opciones de impermeabilización mucho más efectivas.

Una de ellas es el uso de poliurea, un polímero que surge de la reacción de un isocianato con una diamina y que ofrece una gran versatilidad y eficacia. 

Gracias a la aplicación de poliurea proyectada, conseguimos formar una membrana continua adherida al soporte y adaptada a la superficie, bien sea metálica, cerámica o de hormigón. Al ser una lámina continua adherida, esta capa funciona como una perfecta barrera contra el agua. Y puesto que no requiere apenas reparación o mantenimiento, la inversión se amortiza con el tiempo. 

Te puede interesar→ Ventajas de la impermeabilización con poliurea en una cubierta

Otros de los sistemas y materiales que utilizamos para la impermeabilización de fachadas y cubiertas son: 

  • Pintura de clorocaucho
  • Láminas bituminosas
  • Membranas de PVC y EPDM
  • Poliuretano “in situ”
  • Membranas de poliurea

En Lemara somos expertos en impermeabilizaciones en Valencia. ¿Necesitas reforzar la impermeabilidad de tu vivienda? Contacta con nosotros.