Comunidad de vecinos: dónde suelen salir las humedades

Humedades fachada comunidad

La aparición de humedades es un problema común en muchos edificios y también uno de los que más contrariedades causa a los administraciones de fincas e inmuebles. Conocer cuál es el origen de las humedades de una comunidad de propietarios es fundamental para saber qué medidas técnicas tomar al respecto y establecer a quién corresponde su reparación.

Humedades habituales en las comunidades de propietarios

Generalmente las humedades en las comunidades de vecinos surgen por:

  • Filtraciones que provocan humedades en la fachada.
  • Filtraciones causadas por problemas de impermeabilización de la cubierta.
  • Filtraciones por roturas o pérdidas del saneamiento (tuberías que recogen las aguas residuales y pluviales de un edificio).
  • Filtraciones por ascensión capilar desde el terreno.

En los tres casos, las humedades de la comunidad de propietarios pueden afectar tanto a espacios comunes como a zonas privativas, siendo los más comunes viviendas y zonas de tránsito (escaleras) situadas bajo la cubierta, terrazas, deslunados, sótanos y garajes.

El principal problema de estas filtraciones, especialmente cuando no se tratan a tiempo, es que pueden afectar a la estructura del edificio al producirse la oxidación de las armaduras.

¿De dónde proceden estas humedades y por qué se producen?

Las humedades más habituales de las comunidades de propietarios en las plantas bajas son las humedades por capilaridad, que se localizan en los arranques de muros y tabiques que están en contacto directo con el suelo.

La capilaridad es una propiedad de los líquidos que les permite alcanzar cierta altura cuando están en el interior de tubos o conductos de pequeño diámetro (poros). La humedad del terreno o de una zona inundada asciende por los muros y tabiques hasta una cierta altura en función de la porosidad del material, su capacidad de evaporación o su temperatura.

Las humedades por capilaridad crean problemas de salubridad y durabilidad en los materiales, algunos de ellos evidentes a la vista como abombamientos de pintura y desprendimientos de elementos constructivos. Generalmente, son fáciles de detectar porque en el exterior aparecen manchas oscuras, cercos perimetrales blanquecinos (sales de cristalización) y, en algunas ocasiones, incluso moho y hongos (tanto en cubiertas como en el suelo). En el interior, todos los elementos constructivos (cables, pilares, conducciones, etc.) están húmedos.

Cómo solucionar las humedades por capilaridad en la comunidad de vecinos

La mejor forma de solucionar las humedades de una comunidad de propietarios es prevenir su aparición, aunque esto puede ser difícil en las construcciones más antiguas. Algunas opciones para su reparación son:

Establecer barreras físicas

En los muros de ladrillo de nueva construcción es posible realizar un corte transversal e insertar una lámina impermeable para que el agua no pueda superar esta barrera.

Utilizar productos químicos

Básicamente se trata de impregnar el interior del muro con productos especiales, normalmente siliconados disueltos en agua, que repelen la ascensión del agua pero que son permeables al vapor. En estos casos el problema es impermeabilizar el muro completamente ya que, si falla algún punto, las humedades pueden aparecer a través de él. Por ello siempre será importante contar con profesionales expertos.

Instalar higroconvectores

Los higroconvectores son tubos de plástico o cerámica en cuyo interior se crea un flujo de aire que expulsa la humedad del muro, manteniéndolo seco y ayudando a prevenir la aparición de humedades en la comunidad de propietarios.

Impermeabilización de cubiertas para comunidades de propietarios

Posiblemente, el principal motivo de la aparición de humedades en una comunidad de propietarios son las filtraciones por la cubierta debido a problemas de impermeabilización.

La buena impermeabilización debe garantizar no sólo la estanqueidad del agua, sino también una durabilidad y resistencia de la cubierta ante cambios de temperatura y agentes climatológicos como lluvias, nieve o hielo.

Las opciones más interesantes para impermeabilizar la cubierta de una comunidad de propietarios son:

Pinturas de clorocaucho

Es el sistema más económico y fácil de aplicar (similar una pintura), aunque su duración puede ser limitada frente a las inclemencias del tiempo.

Láminas bituminosas (láminas asfálticas)

Es un sistema muy extendido y eficaz para impermeabilizar las cubiertas, aunque su efectividad está condicionada a su correcta aplicación por parte de una empresa profesional. La duración de estos sistemas es de medio plazo.

Membranas de poliuretano y poliurea

Actualmente son los sistemas más importantes para impermeabilizar cubiertas. La gran ventaja de estos materiales es que permiten ejecutar grandes paños sin juntas, lo que mejora el comportamiento de la impermeabilización.

El poliuretano y la poliurea son materiales  poliméricos que presenta gran elasticidad y resistencia frente a los agentes atmosféricos, por lo que son productos idóneo para las impermeabilizaciones de cubiertas y terrazas en zonas de altas lluvias y nieves. También pueden aplicarse en el pavimentos sin necesidad de obras previas.

La impermeabilización de las cubiertas y terrazas de los edificios no se debe asumir como un gasto extra, sino como una inversión necesaria para evitar futuras complicaciones en la comunidad de propietarios. Contratar los servicios de empresas especializadas es básico para obtener los mejores resultados. ¡Contáctanos!

La puntuación de los usuarios es
[Total: 1 Media: 5]