¿Qué trabajos previos a los refuerzos de estructuras no pueden faltar?

Trabajos antes de los refuerzos estructurales

Implementar los refuerzos estructurales en aquellas estructuras en las que su integridad pueda verse afectada, permitirá controlar su estado y evitar que se produzcan males mayores.

A la hora de llevar a cabo refuerzos de estructuras, previamente se han de practicar una serie de trabajos que garantizaran unos buenos resultados. Estos consisten en la reparación del hormigón y el acero, así como su regeneración. Lo que va a permitir que se pueda trabajar sobre una superficie protegida y sana.

No realizar este trabajo de reparación y regeneración previo al refuerzo de estructuras, no nos permitirá garantizar la estabilidad y durabilidad de las estructuras.

En este artículo, desde Lemara te ofrecemos toda la información necesaria para entender qué trabajos previos al refuerzo de estructuras son fundamentales.

La preparación superficial en el refuerzo de estructuras

Es el primero de los trabajos previos a llevar a cabo en el refuerzo de estructuras. Este proceso se llevar a cabo para conseguir aspectos positivos como:

  • La eliminación de recubrimientos y líquidos de curado, así como desencofrado.
  • Acabar con la lechada superficial ny aquellas partes que estuvieran sueltas.
  • Eliminar todo hormigón dañado, además de exponer la armadura para el tratamiento siempre y cuando fuera necesario.
  • La eliminación del óxido de aquellas armaduras expuestas.
  • Limpieza de la superficie en sí (de restos de polvo, partículas, agua…).

Para conseguir estos beneficios, los métodos de preparación superficial en los refuerzos de estructuras que se llevan a cabo son:

  • Martillo neumático. Se emplea en el picado de los elementos sueltos del hormigón.
  • Cepillado con cepillo rotativo. Es el encargado de acabar con la lechada superficial.
  • Escarificado. Esta técnica permite que se trate de manera efectiva superficies en horizontal.
  • Granallado centrífugo. Se emplea en el caso de tener que tratar grandes superficies en horizontal.
  • Flame blasting. Con un soplete de oxiacetileno acabamos con las superficies que previamente han sido contaminadas por grasas y/o aceites.
  • Chorreado. El chorreado se emplea para conseguir acabar con el óxido de las armaduras, así como la suciedad que se ha quedado incrustada. Bien a través de aire y partículas, agua y partículas; o simplemente con agua que salga a presión.
  • Limpieza. A través de la aplicación del soplado o aspirado con vapor y/o agua caliente, se consigue retirar el polvo. Suele ser ideal en grasas y aceites.

Una vez realizadas estas tareas de reparación, cualquier recubrimiento que se realice (bien de en armaduras u hormigón), se adherirá a la perfección y garantizará su mantenimiento con el paso del tiempo.

Reparación tradicional para el trabajo previo al refuerzo de estructuras

Tras la preparación superficial de la estructura en cuestión, es el momento de llevar a cabo la reparación con el objetivo de recuperar el aspecto original.

A la hora de la reparación de hormigón armado en las estructuras deberás tener en cuenta los siguientes aspectos:

  1. Picar la zona degrada y retirar el óxido de la armadura para, posteriormente, realizar un pueden de unión que tenga una doble función: proteger el acero de la oxidación; y garantizar la adherencia y durabilidad del mortero de reparación una vez aplicado.
  2. Dejar libre la parte posterior de la armadura para que se pueda aplicar la protección en toda la superficie. Es por ello que, al picar, se han de dejar unos 2cm por detrás de las barras. Estos se regenerarán más tarde con el mortero de reparación.
  3. El puente de unión podrá ser tanto de base cementosa (el mortero de reparación se aplica con el puente húmedo), o en base epoxi (no se permite humedad).

Materiales necesarios para la regeneración del hormigón

Para conseguir una regeneración del hormigón exitosa, los materiales que podrás emplear para ello son:

  • Hormigón.
  • Gunitado.
  • Mortero modificado con polímeros proyectado o manual.
  • Mortero de resinas reactivas.

Debido a sus prestaciones y su fácil empleo, es el mortero modificado con polímeros manuales el más empleado.

Si lo consideras necesario, se podría llegar a aplicar una protección superficial al hormigón una vez haya sido reparado. De este modo se garantiza una mayor durabilidad, a la vez que una mayor resistencia frente a agentes externos.

En el caso de aplicar una protección extra, los productos a emplear suelen ser:

  • La impregnación.
  • La impregnación hidrófoba.
  • El recubrimiento (tanto rígido como flexible).

Reparación previa al refuerzo de estructuras mediante inyecciones

Uno de los problemas que pueden aparecer en el hormigón son la aparición de fisuras y/o grietas. Estas se producen tanto por fallos de cálculo, como por sobrecargas, entre otros.

El momento de actuar con estas reparaciones viene determinado por el ancho máximo admisible de fisuras en las estructuras de hormigón. Y, en este caso, será el método de inyección quien solventará estos problemas.

La inyección será un proceso necesario siempre que se van a llevar a cabo tareas de reparación de estructuras, la aplicación de recubrimientos, o los refuerzos estructurales con fibra de carbono. Estas pueden ser tanto inyecciones superficiales como internas.

¿Qué productos se emplean para la inyección?

Por lo general, serán las resinas de base epoxi las que se empleen para reparar fisuras muertas y estructurales. Aún así, en el caso de inyectar fisuras vivas, o con penetración de agua y/o humedad, se recomiendan las resinas acuoreactivas en base de poliuretano.

Por otra parte, si se pretende controlar humedades en muros o terrenos, son los geles acrílicos hidroestructurales el material más empleado. Y es que permite proteger las zonas de hormigón frente a nuevas humedades.

Ahora ya conoces cuáles son los trabajos previos a los refuerzos de estructuras. No obstante, para llevarlos a cabo, ha de ser un equipo profesional y cualificado quien lo lleve a cabo debido a su complejidad.

Si necesitas recurrir a profesionales en refuerzos estructurales no dudes en contar con Lemara. Más de 20 años de experiencia nos avalan y, seguro que los resultados acaban satisfaciéndote. ¡Contáctanos y descúbrelo por ti mismo!

La puntuación de los usuarios es
[Total: 1 Media: 5]