¿Por qué apostar por el refuerzo estructural con fibra de carbono?

Por qué realizar refuerzos estructurales con fibra de carbono

Los refuerzos en las estructuras son llevados a cabo cuando estas presentan una serie de cambios que pueden afectar su integridad. Estos cambios pueden darse debido a una sobrecarga, a defectos en la construcción y/o el diseño, pérdida de resistencia, catástrofes atmosféricas, entre otros.

Son varios los materiales por los que podemos apostar a la hora de realizar un refuerzo estructural. Sin embargo, son los refuerzos estructurales con fibra de carbono los que mejores garantías no ofrecerán.

El hecho de apostar por un material como la fibra de carbono para los refuerzos estructurales frente a los métodos tradicionales, es por los resultados que ofrece.  Y es que, más allá de ofrecer una mayor resistencia, permite un trabajo más exitoso.

En este artículo de Lemara te explicamos qué son los refuerzos con fibra de carbono, así como las ventajas del uso del refuerzo estructural con fibra de carbono.

Los refuerzos de fibra de carbono como materiales compuestos

Los refuerzos de fibra de carbono son considerados materiales compuestos porque se forman a partir de un esqueleto de fibras de carbono y una matriz de resina en base epoxi.

¿Por qué resina en base epoxi para la matriz?

En el refuerzo de estructuras en la construcción, las resinas en base epoxi suelen ser las más empleadas. Esto se debe a las grandes prestaciones que ofrece tanto mecánicas como de resistencia química.

Independientemente de ello, se pueden elegir otro tipo de materiales para la resina. Siempre y cuando éste cumpla con los requisitos tanto mecánicos, como de adherencia o de puesta en obra que sean necesarios.

Por lo que respecta a la proporción matriz-fibra en estos refuerzos de material compuesto, a mayor proporción, menos resistencia a la tracción habrá, y mayor será la química.

¿Por qué fibra de carbono para el esqueleto?

Pese a que en los refuerzos estructurales son las fibras de vidrio, las de aramida y las de carbono las más empleadas, son estas últimas las más recomendadas para refuerzos estructurales.

Al emplear un material como la fibra de carbono, lo que se consigue es una combinación que impide que se produzcan deformaciones, por norma general. Esto se debe a sus propiedades:

  • Alta resistencia.
  • Alta rigidez.
  • Baja densidad.

Las fibras de carbono son ideales para refuerzos estructurales, dado que su rigidez, resistencia y ligereza les hace ser un material óptimo para ello.

Refuerzo estructural con fibra de carbono: qué ventajas ofrece

El refuerzo estructural con fibras de carbono ofrece en este tipo de trabajos de construcción 3 grandes ventajas que le permiten diferenciarse de otro tipo de soluciones. Entre las razones que incitan a su uso se encuentran:

  • Sus grandes prestaciones mecánicas y resistencia a elementos químicos.
  • El bajo peso de estos materiales comparado con la resistencia que ofrecen.
  • Su elevada durabilidad.

Estos beneficios de los refuerzos de fibra de carbono lo convierten en el material perfecto para trabajos de refuerzo, reparaciones y rehabilitaciones en la construcción.

Resistencia y peso

La gran resistencia y la ligereza de los compuestos de fibra de carbono tienen una espesor muy fina, además de ser flexibles. Esto permite que su almacenaje pueda ser en rollos, facilitando su transporte, descarga y la ejecución en obra. Además, debido a su espesor, permite que no sean necesarias retirar las instalaciones para llevar a cabo las tareas de refuerzo estructural.

El hecho de apostar por materiales ligeros como la fibra de carbono repercute sobre la adherencia perfecta, lo que evita que se empleen apuntalamientos. Este factor es muy importante, sobre todo para zonas como, por ejemplo, bóvedas de túneles. Ya que en estos casos los refuerzos estructurales pueden ser dificultosos si se emplea el apuntalamiento.

Otra de las grandes ventajas que aporta el espesor de la fibra de carbono es la facilidad para hacer cruces de refuerzos en elementos bidireccionales. Del mismo modo, permite aplicar los revestimientos en el caso de querer dejar elementos ocultos para que sean más estéticos.

Durabilidad

En cuanto a la durabilidad de los refuerzos estructurales de fibra con carbono, estos garantizan la no oxidación, así como la estabilidad durante el paso del tiempo (siempre y cuando las condiciones ambientales no sean agresivas). De este modo el mantenimiento de estos materiales es prácticamente nulo.

Por lo que respecta a la durabilidad de los refuerzos con fibra de carbono, es importante entender cómo se comporta frente al fuego. Y es que en este caso, al trabajar con materiales polimétricos en base epoxi, la temperatura máxima a soportar sin que afecte a sus propiedades será de entre 45º y 70º. A partir de esta temperatura, el material se vuelve más frágil. En estos casos, será necesario unos revestimientos especiales.

Pese a ello, has de saber que los refuerzos de fibra de carbono, pese a su ligereza, no tienden a presentar riesgos de rotura.

Ahora que ya sabes que apostar por el refuerzo estructural con fibra de carbono es la mejor idea en la construcción, solo te queda contactar con los mejores profesionales para llevar a cabo el trabajo.

En Lemara te ofrecemos el mejor servicio personalizado con profesionales altamente cualificados en refuerzo estructural. ¡Contáctanos y obtén los mejores resultados!

La puntuación de los usuarios es
[Total: 1 Media: 5]