Pintura antimoho: solución definitiva o parche

Pintura antihumedad y antimoho

A pesar de ser, aparentemente, una buena opción para eliminar las humedades, la pintura antihumedad o antimoho no es una solución definitiva ante las manchas y el moho en la pared.

En la mayoría de los casos, este tipo de productos son un parche para un problema que, con el tiempo, volverá a aparecer. ¿El motivo? Generalmente las humedades y el moho indican un exceso de humedad debido a una filtración o una grieta en la fachada exterior, y esto es lo primero que hay que tratar.

¿Qué es el moho y por qué puede aparecer en mi casa?

El moho es un tipo de hongo que aparece en zonas, tanto interiores como exteriores, en las que abunda la humedad y la luz es escasa. Este tipo de organismo se reproduce por esporas que se trasladan por el aire. Las esporas tienen una capacidad de supervivencia alta incluso en condiciones de poca humedad y calor, lo que que hace que su eliminación deba hacerse con productos específicos.

El moho puede entrar en las viviendas a través de puertas y ventanas. También pegado a la ropa, los zapatos o a las mascotas. Pero, sobre todo, irrumpe en los hogares a través de sistemas de climatización como ventiladores, calefacción y aire acondicionado.

De forma «interna», el moho puede aparecer en los lugares donde hay humedad, siendo habitual cerca de goteras de techos, ventanas o tuberías, y en sitios que se han inundado.

Respecto a la pregunta de sobre qué materiales puede crecer el moho, la respuesta es que prácticamente en todos:  papel, cartón, productos de madera o tejas de cerámica, siendo también habitual que se desarrolle en lugares donde hay polvo, pinturas, materiales aislantes e incluso en tapices de muebles.

¿Puedo controlar la aparición de hongos en el hogar?

Por supuesto. Algunos de los consejos de la Agencia de Protección Ambiental de EEUU (EPA) para evitar la aparición de moho son:

  • Mantén el nivel del hogar entre el 40% y 60%.
  • Ventila las zonas de la casa donde se acumule humedad como baños, cocina o cuarto de la lavadora.
  • Si sufres algún tipo de inundación, intenta limpiar y secar bien las zonas afectadas.
  • Si detectas goteras repáralas lo antes posible contratando los servicios de empresas especializadas.
  • Si tus tapices o alfombras se han mojado, reemplázadas o déjalas en lugares ventilados durante tiempo suficiente para que se sequen.

El moho puede acabar dañando tu salud por lo que, si detectas su presencia, es importante limpiarlo y eliminarlo cuanto antes. En algunas superficies duras puedes hacerlo con productos comerciales.  Pero, ¿qué pasa con las paredes? ¿Puedes aplicar algún tipo de producto, como las pinturas antimoho, para tratar, limpiar o prevenir?

¿Por qué la pintura antimoho NO soluciona los problemas de humedades y moho?

La pintura antimoho puede ayudar a tapar las manchas negras del moho, sobre todo aquellas más pequeñas, pero eso no quiere decir que las humedades desaparezcan. De hecho, lo que hacen este tipo de productos es «maquillar» un problema que, con el tiempo, vuelve a manifestarse.

Pongamos un ejemplo: en muchas viviendas las manchas y el moho aparecen en zonas húmedas como el baño y la cocina. En la mayoría de los casos su origen es una condensación elevada en la habitación. Aunque limpiemos las paredes y las tratemos con una pintura antihumedad y antimoho, si no solucionamos ese problema de condensación los hongos volverán a aparecer.

En las humedades fruto de una filtración, la ineficacia de la pintura antimoho es todavía mayor. Aunque elimines las manchas negras con este producto, el resto de problemas asociados a los ambientes húmedos como los desconchones, las grietas o el abultamiento de pinturas y paredes seguirán presentes. Dicho de otra forma, los problemas de capilaridad y todas sus consecuencias pervivirán si no se aíslan bien los cimientos y los muros, así como el revestimiento de la pared.  

Y, por supuesto, la pintura antihumedad o antimoho nunca prevendrá problemas estructurales vinculados al exceso de humedad.

Si la pintura antimoho no es eficaz,  ¿cuál es la solución?

El moho es un organismo resistente y eliminarlo para siempre solo es posible atajando el problema de raíz evitando su aparición. Lo más efectivo es encargar la tarea a una empresa especializada en eliminación de humedades. Sus profesionales realizarán un diagnóstico para detectar de dónde provienen las humedades, realizarán una valoración de daños objetivos y  te ofrecerán las mejores alternativas.

Aún así, puedes eliminar temporalmente el moho de las siguientes formas:

  • Paredes con azulejos. Limpia la zona afectada con lejía.
  • Paredes de madera. Frota con una esponja con agua y jabón hasta eliminar los restos de moho.
  • Paredes de yeso. Puedes tratarlas con cualquier producto de limpieza si el moho está solo en la superficie. Si ésta ya ha penetrado en la pared, será necesario revestir la zona afectada por la humedad. Te recomendamos llamar a una profesional para solucionar el problema antes de que aparezcan daños más graves.

En Lemara realizamos trabajos tanto en cimentaciones, como en cubiertas y depósitos de agua, y nos adaptamos a las necesidades de cada proyecto proponiéndote las mejores soluciones de impermeabilización. No solamente desde el punto de vista de la elección del material utilizado, sino también desde un punto de vista estético si así se requiere.

Si quieres una solución definitiva para las humedades de tu hogar, contacta con nosotros.

La puntuación de los usuarios es
[Total: 0 Media: 0]