¿Para qué sirve la inyección de resinas en muros?

Cuando tenemos problemas de filtraciones graves una de los primeras opciones que se baraja es la inyección de resinas. Esta solución ofrece versatilidad y buenos resultados en muros  interiores y en fachadas de piedra, ladrillo hueco o ladrillo macizo. Otra de las ventajas de inyectar este material es su capacidad de polimerización en medios húmedos y su resistencia a los compuestos alcalinos. Además, debido a su fluidez, las resinas tienen gran capacidad de penetración.

A continuación, desde Lemara te contamos otros aspectos relevantes sobre la inyección de resinas en muros y paredes

¿Qué efecto produce la inyección de resinas en muros?

Las resinas de inyección son un producto químico inocuo que modifica las propiedades físicas del material sobre el que se aplican, generalmente suelos o muros.

En el mercado se comercializan diferentes resinas con esta finalidad. Algunas tienen un componente y otras dos. En la inyección de resinas para muros suelen usarse resinas acrílicas de baja viscosidad, escaso tiempo de reacción y velocidad de reacción ajustable en función de la densidad del producto aplicada. Ya que se trata de la mejor opción para el sellado permanente de agua de fisuras y grietas. 

En cualquier caso, las propiedades de las resinas para inyección pueden modificarse añadiendo catalizadores u otros reactivos químicos que modifican el comportamiento del producto, en función de si la inyección de resinas tiene como objetivo una renovación estructural o revestir una nueva construcción.

En todos los casos la inyección de la resina se realiza a través de una bomba. Si ésta tiene una base acrílica el producto cura rápidamente formando un hidrogel altamente flexible y con excelentes propiedades de hinchamiento/deshinchamiento en función de la humedad de la estructura sellada. La resina acrílica puede hincharse más del 200% de su volumen inicial, adaptándose sin ningún problema al movimiento de la estructura. Y debido a su baja viscosidad, permite una penetración profunda a baja presión en grietas de muros o en fisuras finas. 

¿Para qué se emplea la inyección de resinas? 

La inyección de resinas se realiza con tres objetivos: 

Tratamientos para consolidar terrenos

Cuando el producto químico inyectado se endurece incrementan las propiedades mecánicas y físicas del terreno (compresión, tracción y ángulo de rozamiento interno, etc.).  Este uso de resinas inyectadas tiene como objetivo consolidar el terreno de cimentación, recalzar cimentaciones y estabilizar/consolidar terrenos (bajo piscinas y/o zonas comunes de edificios, por ejemplo).

Impermeabilizaciones

Uno de los usos más habituales de la inyección de resinas es frenar la filtración de agua a través de fisuras y juntas en estructuras enterradas, siendo habitual para la impermeabilización de sótanos y aparcamientos; y para el sellado  de fisuras de piscinas, fosos de ascensor, túneles de metro o ferrocarril, colectores, presas o depósitos de agua. 

Refuerzo estructural

Tanto para proteger las estructuras de hormigón, como para recomponer viejas estructuras reparando fisuras. Cuando la inyección de resinas en muros tiene como objetivo el refuerzo estructural, permite tratar el monolitismo del hormigón y reforzar los muros de mampostería y de fábrica. 

Diferencias entre inyección superficial e inyección interna

Como acabamos de explicar, la inyección de resinas en muros es un proceso previo a la reparación estructural y a la aplicación de recubrimientos. Dependiendo de las causas y del tratamiento de la fisura, se utilizarán productos en base epoxi (resinas epoxi) o en base poliuretano (resinas de poliuretano), y se realizarán inyecciones más o menos superficiales. Esta decisión estará condicionada por el tipo de fisura (activa o pasiva). En función de la naturaleza de la misma será necesario inyectar un producto rígido o deformable.

Inyección superficial

Para la inyección superficial se utilizan piezas de plástico o de aluminio que permiten acoplar un sistema similar a una jeringuilla para introducir la resina en el interior de la fisura a presión hasta llenarla en su totalidad. 

Inyección interna

Respecto a la inyección interna, consiste en la ejecución de taladros secantes al plano de fisuración. En el plano se introducen inyectores con sistema antirretorno para evitar la salida de la resina una vez inyectada. En este caso, es fundamental que el taladro de aplicación tenga longitud suficiente para garantizar el traspaso del plano de fisuración. 

¿Qué tipo de resina debemos inyectar en cada caso?

La inyección de resinas en muros está condicionada por el tipo de fisura que queramos reparar:

  • Para reparar fisuras muertas y de carácter estructural (con transmisión de esfuerzos) se usan resinas de epoxi.
  • Para fisuras vivas o con penetración de agua o humedad se emplean resinas acuoreactivas en base poliuretano.
  • Para frenar grandes caudales se puede realizar una primera inyección con epoxi de muy alta viscosidad y un segundo refuerzo con resina de poliuretano que garantice la estanqueidad al contacto con el agua. 
  • Para la inyección de resinas en muros con humedades se recomiendan resinas o geles acrílicos hidroestructurales con capacidad de aumentar al contacto con el agua y de disminuirla cuando pierden humedad.  

Las principales ventajas de la inyección de resinas en muros son:

  • El sistema es práctico.
  • Las fisuras, grietas o el recubrimiento de estructuras puede realizarse en una única fase
  • En los dos primeros casos, las fisuras pueden rellenarse al máximo
  • La reparación es muy precisa, y no altera la estética del edificio. 
  • Las resinas son materiales perdurables e impermeables

¿Buscas soluciones efectivas a tus filtraciones? ¿Necesitas una empresa profesional especializada? ¡Contacta con Lemara! Somos tu empresa de impermeabilizaciones en Valencia.

La puntuación de los usuarios es
[Total: 1 Media: 5]