OBRAL DEL MES DE MARZO 2022: Refuerzo estructural edificio comunitario

refuerzo de estructura de hormigon

La obra de este mes consiste en la reparación y el refuerzo estructural de una comunidad de propietarios en un edificio de 10 plantas de altura con una bajo rasante, construido en la década de los años 60. 

La estructura está formada mediante pilares y vigas de hormigón, y forjados unidireccionales con viguetas de hormigón armado.

Tras una revisión visual del edificio se observa que diferentes pilares presentan patologías por el paso del tiempo y el efecto de la humedad por lo que se decide realizar una serie de catas que aporte conocimiento acerca del estado actual de la estructura y realizar la actuación adecuada para esta situación.

Por lo que el proceso en esta intervención ha sido:

  • Toma de catas
  • Ejecución de proyecto
  • Recrecido de pilares

TOMA DE CATAS

Para realizar un estudio detallado de los elementos de hormigón se realizan unas catas que consisten en la extracción de muestras de hormigón y acero para ser analizadas y realizar pruebas de laboratorio.

Como paso previo se debe eliminar el revestimiento para llegar al hormigón del pilar.

EJECUCIÓN DE PROYECTO

Tras el estudio realizado de los pilares se determina que existen dos tipos diferentes de daños en los pilares:

  • Carbonatación del hormigón
  • Aplastamiento por compresión

Carbonatación del hormigón

Respecto a la primera patología se obtiene que el hormigón se encuentra afectado por la humedad produciendo la carbonatación de este y como consecuencia la corrosión de las armaduras. Debido a esta patología, las armaduras han perdido parte de su sección viéndose reducida su capacidad estructural. Esto puede ser provocado por las siguientes causas:

  • Empleo de agua o áridos inadecuados
  • Armadura con escaso recubrimiento
  • Hormigón poco compacto y muy poroso
  • Ausencia de protección superficial anti-corrosión

Aplastamiento por hormigón

Se observa una fisuración vertical que divide el pilar en dos, reduciendo de esta manera la capacidad de soportar la carga a la que está sometido. Las causas pueden ser varias:

  • Incorrecto diseño
  • Mala ejecución
  • Sismo

Como conclusión del estudio llevado a cabo por un técnico de Lemara se determina que la solución adecuada ante ambas situaciones es el recrecido del pilar aumentado su sección a partir del cálculo estructural.

RECRECIDO DE PILARES

Preparación de la superficie

En primer lugar, se debe eliminar todo el material dañado hasta dejar un soporte con un material que reúna las características idóneas. Para ello se ha utilizado medios mecánicos y manuales para el picado de hormigón hasta descubrir la armadura dañada. El óxido presente en las armaduras se ha eliminado mediante un cepillo de púas de acero hasta dejar una superficie totalmente libre de impurezas.

Protección de las armaduras

Es fundamental realizar una protección adicional de las armaduras dañadas mediante una imprimación pasivadora que evite y frene la corrosión que la estaba afectando.

Armado de la ferralla

Se arma la nueva armadura que va a recubrir el pilar según especificaciones del proyecto y cumpliendo con la instrucción.

Encofrado

El montaje del encofrado se realiza mediante tablones de madera adaptados a la medida de la nueva sección, respetando los recubrimientos mínimos para mayor protección de la armadura.

Vertido del material 

Por la localización de los pilares y el espesor a rellenar se ha escogido un mortero fluido de alta resistencia de retracción compensada aplicado mediante vertido.

Inhibidor de corrosión

Para alargar la vida útil de los pilares se ha aplicado una protección sobre el hormigón antes del recrecido y posteriormente tras el desencofrado mediante un inhibidor de corrosión.

¿Qué te ha parecido el resultado de nuestro trabajo destaco de este mes?

¡Ya sabes que en Lemara somos especialistas en refuerzos estructurales y saneamientos de todo tipo de estructuras de hormigón! No dudes en solicitar nuestros servicios siempre que lo necesites.